Los suplementos alimenticios son sustancias que aportan una cantidad concentrada de nutrientes, ayudando a complementar la alimentación, o contienen otras sustancias que generan un efecto a nivel nutricional o fisiológico en el organismo, como favorecer la pérdida o el aumento de peso, por ejemplo.

Existen diversos tipos de suplementos dietéticos, que incluyen: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos, extracto de plantas y fibras, entre otros.

Estas sustancias puede ser beneficiosas para la salud cuando se ingieren bajo la orientación de un médico, nutricionista o fitoterapeuta, ya que en algunas situaciones podrían ocasionar efectos contraproducentes, principalmente cuando se utilizan de forma incorrecta.

Para qué sirven 

Los suplementos alimenticios buscan corregir deficiencias nutricionales, mantener una adecuada ingesta de nutrientes o cumplir alguna función fisiológica específica en el organismo como favorecer la pérdida o el aumento de peso, aumentar la masa muscular, evitar el envejecimiento prematuro y el surgimiento de enfermedades crónicas, regular algunas hormonas en el organismo y evitar o reponer el déficit de alguna vitamina o mineral, por ejemplo.

Es importante recalcar que estos suplementos sirven para complementar una alimentación saludable y no como una forma de reemplazar los alimentos o nutrientes de la dieta.

Tipos de suplementos alimenticios

Los principales tipos de suplementos dietéticos son:

1. Vitaminas y minerales

Las vitaminas y minerales son sustancias que el organismo necesita en cantidades limitadas, y que generalmente, se encuentran concentradas en un suplemento alimenticio llamado multivitamínico. No obstante, también pueden adquirirse suplementos con un solo tipo de nutriente, como es el caso de la vitamina C, E y D o de los minerales como el hierro o el calcio, por ejemplo. Además de esto, también pueden contener asociados otros ingredientes como hierbas, aminoácidos o ácidos grasos.

Es importante que la ingesta de este tipo de suplementos sea orientada por un profesional de salud, debido a que la evidencia científica sobre sus beneficios es bastante mixta, aparentemente la ingesta de multivitamínicos podría reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, cáncer y mejorar la función cerebral. No obstante, en exceso pueden causar serias consecuencias para la salud.

Los multivitamínicos son indicados principalmente durante el embarazo, la lactancia materna, en personas mayores, vegetarianos y en personas que tengan alguna condición que lo meriten.

2. Quemadores de grasa

Imagem ilustrativa número 2

Los quemadores de grasa, conocidos también como suplementos termogénicos, contienen ingredientes naturales como cafeína, té verde, capsaicina, naranja amarga, canela, polvo de cayena, chile, piperina, Garcinia cambogia, jengibre, guaraná, por ejemplo; y otros componentes como el picolinato de cromo o L-carnitina que favorecen la pérdida de peso, pues estos aumentan el metabolismo basal y contribuyen a la eliminación de grasa acumulada en el organismo. 

Pese a que podrían ser eficaces para perder peso, estos suplementos no excluyen la necesidad de seguir una dieta baja en calorías y realizar actividad física, siendo solo una manera de lograr mejores resultados.

3. Proteicos

Los suplementos alimenticios proteicos son aquellos que favorecen el aumento de la masa muscular, cuando son utilizados debidamente por quienes practican actividad física de forma regular, pues contienen los aminoácidos necesarios que favorecen la hipertrofia del músculo. 

La cantidad y el tiempo en que se deben tomar dependerá del tipo del suplemento y del objetivo que se desea alcanzar, siendo importante en estos casos, acudir a un nutricionista deportivo para que indique un plan nutricional adaptado a sus necesidades, objetivos y a su ritmo de entrenamiento.

También existen suplementos proteicos que pueden ser utilizados por personas con necesidades especiales, como aquellas que se encuentran en un post operatorio, sufrieron quemaduras o en hemodiálisis, por ejemplo. Este tipo de suplementos suele adquirirse en la farmacia y algunos nombres comerciales son: Potifar, Proteinex, Fortimel, Protebyn, Casec, entre otros.

4. Hipercalóricos

Este tipo de suplementos alimenticios son indicados para favorecer la ganancia de peso tanto en adultos como en niños que se encuentran bajo peso, ya sea por una mala alimentación o que poseen alguna enfermedad que haya ocasionado una pérdida de peso importante, como puede ocurrir en el cáncer, hemodiálisis o VIH.

Además de esto, también pueden ser utilizados por personas que realizan actividad física, generalmente en conjunto con un suplemento rico en proteínas, para favorecer el aumento de peso gracias al aumento de la masa muscular. 

Estos suplementos suelen contener carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales, pudiendo encontrarse adaptados para ciertas enfermedades. Sin embargo, también pueden estar compuestos por proteínas, carbohidratos u otros compuestos que favorezcan el aumento de peso y masa muscular, denominándose en estos casos como Weight Gainer.

5. Antioxidantes

Los suplementos antioxidantes contienen sustancias que ayudan a combatir los radicales libres producidos en el organismo, disminuyendo así el estrés oxidativo. De esta forma, retrasan el envejecimiento prematuro y previenen el surgimiento de enfermedades crónicas, incluyendo algunos tipos de cánceres. 

No obstante, a pesar de que este tipo de suplementos pueden ser beneficiosos para la salud, es importante que no se ingieran en exceso, pues las evidencias científicas al respecto son bastante diversas y son necesarios más estudios que comprueben su eficacia.